Los Parques Nacionales de España más espectaculares

Paisajes extraordinarios de la naturaleza en España

España es uno de los países con mayor biodiversidad de toda Europa, pues en un mismo territorio, existen hasta 121 tipos diferentes de hábitats. Esto se explica por la localización de España a nivel geográfico; la península se encuentra entre dos continentes, tiene más de 7.000 kilómetros de costa y 6 regiones climáticas diferentes. Según la zona de España en la que te encuentres podrás disfrutar del clima marítimo de la costa oeste, mediterráneo continental, mediterráneo costero, mediterráneo del suroeste, subtropical seco y tropical seco y húmedo.

En 1916 se aprobó un real decreto para crear el primer Parque Nacional. Se trataba de establecer espacios protegidos por leyes que evitaran que la mano del hombre alterase el equilibrio natural de la zona. Existen 15 Parques Nacionales en España, diez de ellos situados en la península ibérica y cinco en las islas Baleares y Canarias.

Este es un país con muchos paisajes diferentes. Hoy te traemos una recopilación con los 10 mejores Parques Nacionales de España, para que conozcas un poco más la biodiversidad que encontrarás en cada uno de ellos y puedas decidir qué ecosistema te apetece descubrir.

Los mejores Parques Nacionales de España para visitar este verano

Parque Nacional de Monfragüe

Monfragüe Parque Nacional de España
Imagen: Parque Nacional de Monfragüe

Situado en la provincia de Cáceres, es el ecosistema de monte mediterráneo mejor conservado que existe. Declarado Parque Nacional en 2007, este parque destaca especialmente por su diversa fauna, compuesta por más de 200 especies de animales vertebrados. Entre las actividades que puedes realizar en este parque se encuentran los paseos en 4×4, avistamiento de aves rapaces o la visita al famoso castillo de Monfragüe. Sus torres son el mejor lugar para divisar las aves rapaces más representativas del parque: el buitre negro, el águila imperial y la cigüeña negra.

Parque Nacional del Timanfaya

El Parque Nacional del Timanfaya se encuentra en Lanzarote, en las Islas Canarias. Lo primero que llama la atención de este parque son sus piedras negras, las columnas de vapor y sus oscuros paisajes. Esto se debe a su origen producido por erupciones volcánicas que tuvieron lugar en los siglos XVIII y XIX. Esto no significa que en el Parque Nacional del Timanfaya no haya biodiversidad; en sus más de 5.000 hectáreas de superficie encontraremos animales y plantas adaptados a la falta de agua y el calor, desde líquenes hasta arañas. El color rojizo y negro de sus paisajes hacen que, al visitarlo, pensemos que hemos viajado al planeta Marte.

Parque Nacional Picos de Europa

Picos de Europa
Imagen: Picos de Europa

Una de las cualidades más llamativas del Parque Nacional Picos de Europa es que en sus 67.455 hectáreas de extensión están representadas todas las especies que forman la fauna cantábrica. La flora del parque también es excepcional, gracias a los climas mediterráneo y atlántico que se mezclan formando una excepcional combinación de especies vegetales. Su geografía está formada por montañas, valles, bosques, ríos y desfiladeros. Entre las actividades que puedes realizar se encuentran los descensos rápidos, excursionismo o visitas turísticas a las diferentes poblaciones que hay dentro de la zona del parque.

Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici

De los Parques Nacionales de España, este es el único localizado en Cataluña, y tiene esta calificación desde el año 1955. El parque cuenta con con dos áreas que tienen climas diferentes: el atlántico de alta montaña y el continental, de clima más templado. Su extensión supera las 40.000 hectáreas y está repartido entre cuatro comarcas: Pallars Sobirà, Pallars Jussà, Alta Ribagorça y la Val d’Aran. En el parque, existen varias rutas naturales que puedes realizar a pie o en bicicleta para apreciar la fauna y la vegetación, además de visitar el lago de Sant Maurici. La ruta más popular se conoce como “Carros de Foc” (Carros de Fuego) y consiste en una ruta circular que dura 6 días y en la que pernoctarás en los diferentes refugios del parque, viviendo una increíble experiencia de alta montaña.

Parque Nacional de Sierra Nevada

Sierra Nevada es el Parque Nacional más grande de toda España por extensión, alcanza las 86.210 hectáreas. Su nombre ha cambiado a lo largo de la historia según la cultura predominante en la península. Los romanos se referían a él como Solarius (monte del sol), los visigodos como Mont Oriens (monte en el que luce el sol antes de salir) y los árabes como Yabal Sulayr (monte del aire). Desde 1989 tiene la calificación de parque natural debido a lo representativo de su ecosistema, que es una muestra perfecta del clima mediterráneo de alta montaña. Además del parque natural, Sierra Nevada acoge una de las estaciones de esquí más populares de todo el país.

Parque Nacional de Doñana

Parque Nacional de Doñana
Imagen: Parque Nacional de Doñana

El Parque Nacional de Doñana está situado al sur de España y por su localización se podría decir que es el verdadero cruce de caminos entre África y Europa, así como entre el océano Atlántico y el mar Mediterráneo. En sus 108.086 hectáreas se han encontrado restos de la era del Neolítico, además de asentamientos romanos y terrenos que fueron coto de caza de los reyes de España. Su clima suave de tipo mediterráneo hace que en su ecosistema encontremos bosque, playas y terrenos arenosos con abundancia de especies vegetales. Su animal más famoso es el lince ibérico, uno de los más característicos de toda España.

Parque Nacional de Garajonay

Este Parque Nacional está situado en La Gomera y es conocido por albergar uno de los ecosistemas autóctonos de las Islas Canarias: Laurisilva Canaria. Este hábitat desapareció hace millones de años de la península, siendo la isla de la Gomera uno de sus últimos reductos. En Garajonay tendremos la sensación de haber retrocedido a la era de los dinosaurios, dada su vegetación y la neblina que cubre sus espesos bosques. En el parque abundan los líquenes, hongos, musgos y destaca la abundancia floral de vivos colores. Y en esta impresionante isla tendrás la oportunidad de conocer el Silbo Gomero, el único idioma silbado del mundo que tiene categoría de patrimonio de la humanidad.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

Este parque natural está en la comunidad autónoma de Aragón, en plena cordillera de los Pirineos. El nombre de “Monte Perdido” viene debido a que no fue descubierto hasta 1797 por el geólogo y botánico francés Ramond de Carbonières. Es el segundo parque más antiguo de España, habiendo ganado esa denominación en 1918 y cada año recibe más de 600.000 visitantes. Está formado por montañas de piedra caliza moldeadas por la erosión durante la era Cuaternaria. Su clima es totalmente pirenaico, de alta montaña, y sus cumbres suelen estar nevadas la mayor parte del año. Sin embargo, sus diferentes alturas provocan que en un mismo parque encontremos climas, especies vegetales y animales de lo más diversos. Los animales más representativos de este Parque Nacional son la perdiz nival, el quebrantahuesos o la rana pirenaica.

Parque Nacional de Tablas de Daimiel

Situado en la provincia de Ciudad Real, el Parque Nacional de Tablas de Daimiel es uno de los mayores representantes de lo que se denomina el ecosistema de tablas fluviales. Se trata de humedales que se forman por el desbordamiento de los ríos, formando un ecosistema único en España. La zona fue destacada como zona de caza de aves acuáticas mediante la técnica de la cetrería (caza mediante halcones entrenados) en 1325. Los humedales y su variedad biología convierten a las Tablas de Daimiel en una zona de paso para aves migratorias, que se detienen en los humedales para alimentarse antes de continuar su viaje.

Parque Nacional del Teide

El Teide, uno de los Parques Nacionales de España con más encanto
Imagen: Parque Nacional del Teide

El Parque Nacional del Teide está situado en la zona más alta de Tenerife, también en las Islas Canarias. Es el Parque Nacional más visitado de Europa y el paraje volcánico más visitado del mundo tras el monte Fuji de Japón. Su ecosistema está formado por vegetación y fauna que se ha adaptado a las duras condiciones de los parajes volcánicos, como liebres, lagartos y algunas especies de aves migratorias que pasan parte del año en sus cumbres. Su característico color rojizo lo ha convertido en escenario de películas, lugar de reunión para cultos religiosos e incluso campo de pruebas para vehículos de la NASA.

Créditos: Parque Nacional Picos de Europa, Asturias


1
Hola 👏🏻
Can i help you?
¿Puedo ayudarte?
Kann ich Ihnen helfen?
Puis-je vous aider?
Powered by